¿De donde vinimos?

Por Rebeca Marquis

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Siempre nos hemos preguntado cuál es el origen del hombre, ¿Cómo llegamos a este planeta y qué hacemos aquí, ¿cuál es nuestro fin y propósito?, buscando tanto científica como espiritualmente una respuesta a esas interrogante. Hemos dado lugar a muchas encrucijadas que por diversos motivos nos alejamos de la realidad. Sin lugar a dudas la matizamos por conveniencias de poder, dando carácter a la manipulación de grandes masas.

En muchos episodios de la historia de nuestra humanidad, muchas veces manipulada, transcribiendo de generación en generación una descripción histórica mostrada en escrituras que no han podido encajar con la realidad, dándole un concepto que no es sino la suposición de traducciones desde un punto de vista individual, cultural. Interpretaciones que han transformado su origen verdadero.

Todo esto expuesto es para enfocar la relación cada vez más valida con la analogía de cómo hemos evolucionado.

¿Sueñan los científicos con Dioses?

Por Gustavo Pernalete

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En el mundo damos por hecho que el pensamiento humano está destinado a florecer casi exclusivamente en las universidades, las grandes corporaciones, los think tanks y los centros de investigación científica y tecnológica. Centros del saber de las más diversas especialidades que dictan la pauta para la toma de decisiones en materia política, económica, cultural y social a países y Estados, y que abarcan las llamadas ciencias exactas, pasando por las filosóficas o sociales. ¿Qué comparten o qué tiene en común? Su método, la lógica de la investigación científica.

El método científico es el marco referencial que sirve para delimitar aquello que es objeto de estudio. De modo que lo que no es medible, registrable u observable pierde interés para la ciencia, y se considera materia especulativa. Además, la ciencia desde hace apenas unos 300 años, nos remarca que su lente para ver y entender la realidad es certero y superior.